DIJO DIOS: "HAYA LUZ"

DIJO DIOS: "HAYA LUZ"
Y empiezas a comprender la inmensidad de tu existencia.

lunes, 7 de febrero de 2011

UNA DE LAS RARAS

Creo que todo el mundo tenemos derecho a tener una semana rara, pues eso ha sido esta semana para mí.
El comienzo melancólico, lleno de añoranzas de un pasado que "pasó" pero que vive en mis adentros. Siempre se dice que "el pasado, pasado está", pero cuando el pasado ha sido maravilloso y te ha dejando tanta huella, no se puede dar por pasado. Sigue vivo en cada momento del día. Nunca he ocultado mi opción que se hizo realidad ese 2 de Febrero, cuando "dejando el mundo y sus vanidades",  entré en esa clausura. Un pequeño paso pero una enorme decisión. ¡Qué maravillosos años!, ¡qué maravillosa experiencia!, ¡qué añoranza de aquello que tuve pero que no pudo seguir siendo!. Y es que es cierto, "son muchos los llamados y pocos los escogidos". Solo, Señor, que pusiste la miel en mi boca y después me la quitaste. Ahora ando en la oscuridad de la fe, esa que a veces tengo incluso que reafirmar en mi propio interior y decir "creo, sí, creo".

Y es que este caminar se me hace cansino; la lucha por tantas cosas que al final no sirven para nada me agota; tantas y tantas veces que caigo y parece que no aprendo; este sentirme cada día más insignificante e inútil.

Y me preguntaba ésta semana,  pero ...  ¿merece la pena todo lo que he liado por este viejo?. Es tremendamente duro comprobar que es un auténtico suplicio todo el cambio para tu marido y para tu hijos,  y para mayor desgarro, que este hombre no solo no le da valor al sacrificio, sino que desprecia las atenciones que con el se tiene. De verdad, Señor, que hago de tripas corazón para creer que esta es tu Santa Voluntad. Me siento como si estuviera dando perlas a los cerdos, o dando pañuelo a quien no tiene nariz.

Y hoy, Señor, vuelves a decirme que tengo que "ser sal ..., ser luz ...". Hoy vuelves a recordarme que lo importante de la vida no es lo que hago sino por lo que lo hago. ¡Cuanto me gustaría seguir siendo lámpara de tu sagrario!, pero ..., me has puesto  en donde Tu has querido. "Hágase Tu Voluntad".

4 comentarios:

•*♣*Angélica*♣*• dijo...

Amiga te entiendo perfectamente, he pasado por eso, tal vez en mayor o menor grado, tal vez no sólo en mi vida personal sino también en la vida laboral. Una de las cosas que fortalece el carácter y dan ganas de seguir adelante es hacer las cosas para Dios y tú eres un ejemplo a seguir amiga. Cambia lo que tengas que cambiar, pide lo que tengas que pedir, haz lo que tengas que hacer, pero hazlo por amor a Dios y a tí misma porque somos templo del Espíritu Santo. En algún momento Dios puso esa miel en tu boca para que no sólo fueras sal y luz del mundo sino para que fueras esa dulzura que transmite el amor de Dios. Piensa que Dios quiso que tu servicio fuera en el hogar, en una familia, en la comunidad y pídele que te siga fortaleciendo en la prueba, que te ilumine y saldrás victoriosa cada día de tu vida, recuerda la vida de santa Rita de Casia. Confía, sólo eso, confía en el Señor.

Besos amiga y un gran abrazo. Bendiciones infinitas

Gran Visigoda dijo...

Te comprendo más de lo que te puedas imaginar pero... si Dios te quiere ahi, pues ahi hay que estar... Fiat...
Un abrazo.

lourdes dijo...

Hemos de vivir el momento presente cada momento es un regalo de Dios confiemos en su gracias para ser esa luz y esa sal para aquellos que nos rodean no dejemos apagar esa luz unidos en oración y un abrazo y gracia

Capuchino de Silos dijo...

Hacer la voluntad del Señor creo que nos lleva, aunque parezca difícil, a la mayor paz que se pueda tener.

Un beso