DIJO DIOS: "HAYA LUZ"

DIJO DIOS: "HAYA LUZ"
Y empiezas a comprender la inmensidad de tu existencia.

viernes, 11 de febrero de 2011

INOLVIDABLEMENTE VIVIRAS EN MI





En la vida hay AMORES que nunca pueden olvidarse, imborrables momentos que guardo dentro de mi ser, porque Aquel  que un día me hizo temblar de alegría, es mentira que pueda olvidarse con otro nuevo amor.

Muros que esconden AMORES DESENFRENADOS  de PASIÓN ARDIENTE. Entregas totales que llegan a rasgar la misma carne. Secretos escondidos que gritan al mundo sin que el mundo los llegue a oir.

Envidio vuestra suerte que le podéis dar y recibir sin interponer otras obligaciones que no sean el amarle y estar pendiente de El.

¡ Y al fin y al cabo, tuve suerte!, porque creer cuando has tocado, es fácil creer. ¿Cuantos tienen que hacer el camino buscando a ciegas y con el mundo en contra?

¡¡Benditas paredes que esconden un trocito de cielo en la tierra!!, y bendice a quienes a Ti se entregan entre esos muros, para que sigan siendo suplica incesante por el mundo; para que sigan creciendo en la entrega total  de cada segundo se sus vidas; para que se le sigan sumando almas que santifiquen el Nombre de Dios con sus propias vidas.

Sabes que no reniego de Tu Voluntad y que la acepto, pero ..., ¿como puedo olvidar aquello que me hizo temblar de felicidad?, y hoy tengo unos maravillosos brazos que me rodean llenos de ternura; beso las frentes de los frutos que a mis entrañas regalaste; gozo y disfruto de una maravillosa vida llena de vivencias y esperanzas; pero ..., ¡TU ESTAS AHI, DENTRO, MUY DENTRO, ..., EN LO MÁS PROFUNDO DE MI SER!

7 comentarios:

Fran dijo...

Ante las dificultades podemos envidiar esa vida de contemplación en que todo parece más fácil. Pero también es atractivo estar mezclado con todos para “informar de lo divino y trazar estelas de luz”, tener la oportunidad de amar las dificultades porque en ellas Le encontramos, amar a las personas como El quisiera que se sintieran amadas.
Me alegro de encontrarte, un abrazo.

Maruxela dijo...

Entiendo que hablas del amor de Dios.Si tan inmenso es... dejarle salir de esas paredes , para que todos podamos amarlo como vos.

nugua dijo...

Fran, es verdad que nos tenemos que mezclar, debemos ser esa sal que da sabor de lo divino a este mundo tan insípido.
Maru, pero, ...¡SI ESTA FUERA!, lo único que ocurre es que aquí fuera tenemos demasiados entretenimientos que nos distraen, demasiadas obligaciones que nos apartan, demasiado ruido que no nos permite oirle, demasiados consuelos que no nos hacen anhelarlo con todo nuestro ser. Y permíteme una pregunta ¿quien amaba más a Jesús, Marta o María?

Caminar dijo...

Hola Nugua: Permite que te conteste a la pregunta que haces a Maruxela. Amaban las dos Marta y María, pues cada uno ama como es amado por Dios. De formas diferentes, pero todas totales, no hay más ni menos; hay formas distintas para llegar todas al mismo fin.

nugua dijo...

Caminar, ¡exacto!, cada uno amamos como somos y como podemos. Marta amaba desviviéndose con atenciones y María embelesada en su Amor. Yo vivo mi amor de forma pasional, porque así soy. También con añoranzas, y lo confieso, con mucha envidia de quienes al final fueron elegidas para quedarse con El en mi convento.

Maruxela dijo...

María es o era la Madre de Dios.Supongo que María.Quien es marta??

nugua dijo...

Maru, me refiero a Marta y María, las hermanas de Lázaro, aquel a quien Jesús resucitó. Ellas son representantes de lo que significa la vida consagrada en sus variantes: la vida activa y la vida contemplativa, dos estilos de entrega, tan válidas la una como la otra. Besos.