DIJO DIOS: "HAYA LUZ"

DIJO DIOS: "HAYA LUZ"
Y empiezas a comprender la inmensidad de tu existencia.

lunes, 7 de noviembre de 2011

EL ABANDONO

¡Vaya etapita que llevo!.

Se va acercando el final del año y parece que está siendo como el dicho de "si no te la dan a la entrada, te la dan a la salida" y es que el año comenzó con espectativas y va a terminar descalabrado.

Mis días, semanas y meses se están sucediendo como madeja de lana con la cual haya jugado un minino travieso; cuando parece que ya el cabo va a salir del tirón ....¡zas! nuevo enredo.

Ya no quiero más angustias que no me llevan a ninguna solución, no quiero quedarme en la impotencia como única solución; puede que no sea aun el momento de encontrar el camino, así que aquí estaré esperando que llegue el momento y la forma de comenzar a ... andar, correr, volar...

Mientras tanto, tomaré las palabras de Charles Foucauld:


Padre, me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras.
Sea lo que sea te doy gracias.
Estoy dispuesto a todo.
Lo acepto todo,
con tal de que tu voluntad
se cumpla en mí
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre.
Te encomiendo mi alma,
te la entrego con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque tú eres mi Padre.

7 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Me vienen que ni al pelo las palabras de Charles Foucauld, porque ésta semana viene de espalda.Gracias por ellas.

Feliz semana en manos del Señor. Un abrazo. Dios quiera que no sea para tanto.

Fran dijo...

Cansa mucho encontrar tanta dificultad. Yo también creo que en la meditación encontramos fuerza para mantener la confianza seguir luchando.

Maria del Rayo dijo...

Oh sí, el abandono en Dios es la mejor muestra de confianza y esperanza.
A mi también me gusta mucho la oración del Hermano Carlos.
Saludos en Jesús y María.

teresa dijo...

Nugua, quiero decirte que es la mejor forma de aceptar lo que la vida nos pone por delante.
Ponernos en manos de nuestro Señor.
Te lo digo por experiencia.
Sentirnos a su lado y con su presencia somos capaces de superar todo.
Animo y muchas fuerzas.
Un beso muy grande para ti.

Gran Visigoda dijo...

Confianza y abandono... solo eso... lo demás vendrá solo...
Un abrazo.

Angelo dijo...

Ojalá que todas la luces, incluidas las de la Iglesia, nos hagan recordar que Belén significa “La casa del Pan” y que el pan de la eucaristía que vamos a recibir en el día de Hoy nos haga compartir y repartir el pan de la dignidad humana a todos los que nos rodean.
Feliz Navidad.

Juan Ignacio dijo...

Gracias, por las palabras de Foucauld. Si quieres ver lo que me pasó el 7 de Noviembre pásate por mi blog, lee la entrada de ese día y verás qué bien lo pasé yo también.